Queridos peregrinos:

Aunque no puedo estar en la plaza en estos momentos quiero de algún modo estar presente con algunas palabras. No sin antes pedir al Espiritu Santo, escriba El por mi.
Se que han venido movidos por la Fe en nuestra Santa Madre, a poner bajo la Cruz de Jesús muchas intenciones… dolores, tristezas, y mas… quiero decirles que oro por todos, pidan mucho con fe y confianza en Jesús, y nuestra Madre tan piadosa presentara ante El, todos sus pedidos, confien! es asi! tenemos un Dios muy bueno!… pero, nunca exijan a Dios su necesidad, antes bien pidan como hizo Jesucristo en el Huerto, El al final de su pedido agregó: “pero que no se haga mi voluntad sino la Tuya”, estas son las palabras que es necesario tener siempre presentes en nuestras oraciones y en nuestra vida. La Voluntad de Dios. A veces, por no decir siempre, no comprendemos el por qué de las cosas, por qué aparentemente Dios no nos escucha y esto es porque no pedimos con humildad o no sabemos cómo pedir lo que necesitamos… o pedimos algo y El nos da otra cosa y esto es porque lo pedido no era lo que El consideraba necesario para nosotros y nuestra santificacion, si Dios no da la salud a un enfermo no es porque El no escucho que pediamos la salud, sino porque Dios en su Misericordia y sabiduria infinita considero que no debia darla (quizas nunca, quizas ahora), solo Dios sabe por qué, pero lo amamos y aceptamos Su Voluntad… Hay que entender que Dios es SABIO y JUSTO en la forma de derramar sus Gracias y bendiciones. Dios quiere que nos santifiquemos y conoce el modo en que debe probarnos, sabe lo que necesitamos para ese fin y si somos dociles a Su Voluntad creceremos en virtud. Como dice nuestra Madre: hay que aceptar la Voluntad de Dios aunque parezca injusta. Pedirle al Señor formar con El una sola Voluntad, un solo corazón, solo asi, seremos completamente felices y santos, por que? porque no desearemos nada fuera del mismo Dios, en El hallaremos todos los consuelos, todas las alegrias… decirle: “Jesús, si Vos lo queres, entonces yo lo quiero!”, vivir constantemente en la presencia de Dios, no ofenderlo sino agradarlo en todo…. que mas dicha que vivir en Dios? que el Santo Espiritu habite en nuestra alma?…
Y parte de vivir en la presencia de Dios es no olvidarse de El nunca, todo es menos que ofenderlo, hay tenerlo presente en todo momento, en todo lo que hagamos, pensemos, sintamos, digamos y decidamos durante el dia, no hablando demas y cosas vacias, solo lo justo, que no haya criticas, deseos y pensamientos que ensucien el alma y entristezcan a Jesús, para esto pidamos al Espiritu Santo, solos no somos capaces de nada!… y al irnos a dormir consagrarle el sueño, que en cada latido lo adoremos, nuestro Angel velará nuestro descanso… Pidamos al Espiritu Santo al levantarnos, que nos de sus Dones, que nos infunda la Gracia santificante en el alma para servir a Dios como El es digno, pues es nuestra miseria tan grande, que nada de lo que hagamos por nosotros mismos alcanzaria ni en millones de años para servir a tan Magnifico Dios como El merece, solo con Su Gracia y Su mismo Amor… pero no nos aflijamos, todo parece tan dificil!! pero no lo es! tenemos a una Madre Santa tan Maravillosa!! no nos olvidemos de Maria! Ella es la Maestra de Virtudes por excelencia y la dispensadora de las Gracias de Dios! entonces pidamos a Maria que nos haga santos!
Siendo que tenemos tan Buen Dios en el Cielo, que esperamos para darnos del todo a El?… Nada mas vale la pena. Vivir y morir abrazados a la Cruz de Cristo por Amor a El, el Amor de los amores, debe ser nuestro mayor deseo.
Dios los bendiga, oren por mi y yo orare por ustedes!

Marcia

getsemani